domingo, 8 de mayo de 2016

Soy o no?



Entre las marismas de un yo que se niega a existir, arruinando la placidez de los colores, sabores y amores, ando desdibujada, intentando encontrar ese "alter ego" que me denuncia y desprecia.

Quisiera ser algo, no alguien, quisiera no tener conciencia y frustrar los planes de futuro, no tener consciencia del pasado, ser pretérito imperfecto para poder estar siempre así, en un presente muerto.

Levantar la cabeza y erguirme es toda una proeza, indefensa ante los avatares del naufragio, sigo riendo con mi boca de loca y mis labios semicerrados. Hablo para el infinito, pues nadie responde a una llamada que no tiene nombre, ni fecha ni lugar ni tiempo.

Decía, pues si alguna vez he llegado a decir algo, que vivo por que respiro, y muero por que no siento. Recibo con anhelos renovados la llamada de la vida mas luego todo se vuelve fúnebre, espantadizo y negro.

Cuando todo esto me pasa, es porque veo un destello fugaz pasar por mi casa, saludar y desaparecer sin más. No. No puedo sustituir todo lo amado por un reflejo en una pantalla, ni debo, ni quiero. Detrás de esto estoy yo, que muero por dentro si no te tengo.

Me gusta jugar con el fuego



Hay algo que no puedo evitar, me gusta jugar con fuego, me gusta tocar el peligro, a veces me gusta quemarme, lo que no me gusta es tener que curar las quemaduras, cosas que pasan...
Mea culpa, lo reconozco...
Me gusta jugar con la seducción, con la palabra, con la intención, me gusta arrimar el ascua, notar como te vas quemando poco a poco, como rabias por un poquito de agua...
Toda el agua no la tengo yo, pero si una buena parte.
Me gustan las encrucijadas, el peligro, el sexo, el dolor en pequeñas raciones, esa intensidad de la infidelidad. 
Me gusta sucumbir, y que sucumbas, pero ante todo me gusta controlar a mí
No estoy en buena época para jugar, sin peligro de abrasarme, por lo tanto presento retirada, No es bueno que una inicie el juego y que al final acabe en banca rota. A parte de que no da una buena imagen, es más, yo diría que es un signo de debilidad, y eso sí que no me lo puedo permitir.
Me gustas demasiado, o igual es que llevo mucho tiempo sin lidiar en las distancias cortas, pero sí, tengo miedo.
No es la primera vez que me quemo, y las quemaduras duelen mucho, a veces llegas a pensar que no hay morfina suficiente para aliviar el dolor. Hay que saber arrimar el ascua sin acabar en llamas, la experiencia me lo dice.
El problema no es el amor, no creo en él. Lo peor es sentirte utilizada, cuando tu intención real es utilizar. No soy peor que nadie por decir esto, pero todos sabemos que cuando jugamos a dominar nos pierde el reto, tienes que ser frío, fuerte, y tener muy claras tus cartas, yo ahora mismo no las tengo.
Una vez me juré a mí misma que haría arder cualquier cosa, o persona, pero que jamás acabaría yo en llamas aunque lo desease más que estar viva, ahora podría estar en una situación delicada, y no me interesa.
Soy una mujer de palabra, al menos conmigo misma, con los demás soy demasiado voluble, no me puedo permitir fallar, es mucho lo que me juego, no más que otras veces, es verdad, ha habido ocasiones en que me lo he jugado el todo por el todo a cambio de nada, bueno, a cambio de sentirme dominante.
Me gusta jugar con ventajas, pero esta vez es minúscula, y la posibilidad de perder sólo es mía. Prefiero no comenzar la jugada.
Adivino en su forma de escribir, de responder, que es una alma gemela a la mía, es como jugar sabiendo o anticipando los movimientos, demasiada energía inútilmente gastada, porque creo que al final no va a ver una satisfacción total que es lo que principalmente se persigue, ganarse a uno mismo es muy triste...
Quizá me esté haciendo vieja, quizá el sexo ya no me atraiga tanto, no eso no es verdad, soy una mujer muy sexual, poco de sentimientos, y muy del vicio, sobre todo con extraños....
La próxima jugada está en sus manos, ya veremos como acaba el juego...

lunes, 2 de mayo de 2016

Bloqueo de un usuario de facebook.


Pero a quién carajo se le ocurre decirme que va a venir a mi casa, sin conocerme ni pollas. Este tío está pirado perdido. 
Puede ser muy jodido...
Yo no me pienso amilanar delante de semejante comemierda, y a ver qué pasa.




Hola marinera megustaria cono certe
hola marinera no coincidimos
boy a barbastro a conocerte
ni se te ocurra, No quiero contactos con nadie.
 
Pero a quién carajo se le ocurre decirme que va a venir a mi casa.

domingo, 1 de mayo de 2016

TU VIDA




Mi particular aportación al día de las madres.
Debo tener una mente muy retorcida para escribir esto un día como hoy.

Tendría que contarte algo que llevo dentro y no puedo sacarlo. Y duele tanto...
Tengo todas las caricias agolpadas en los moretones de mi piel.
Ya no sé como se siente un abrazo, un simple abrazo... Sólo alcanzo a comprender que el puño busca mi cara, mi estómago, que esas enormes botas disfrutan buscando con fiereza mi espalda y mi cabeza.
No logro entender qué es amar. Lo confundo con el dolor... Cuando veo erguirse al placer sé que inexorablemente detrás llegará la lluvia ácida a mi rostro para quedarse adherida al alma.
No sé qué se siente con un beso, ese calor que dicen... esa sensación de felicidad, de flotar... Lo único que me queda para compararlo es el cerco quemado de un cigarrillo apagado en mi pecho, la rabia encendida que me escupes y restriegas por el suelo en palabras airadas que pretenden acribillar lo que no se ve, lo que ya no existe.
Nunca me arreglé para salir a la calle, nunca sentí  admiración hacia mi persona, sin embargo conozco bien el sonido de las ambulancias, las caras de asombro o pena, el traqueteo de las camillas, y el tibio derramarse de mi sangre.
Aún así sigo empeñada en aprender a vivir, a sentir… y siento que me lo quieres enseñar alejándome de todos, alejándome de mí misma, y de ti; el amor es eterno y debo ir hasta allí para vivir, para que vivas.
Debería decirte que odio tu forma de mirarme  por las mañanas como si quisieses o siquiera pudieses juzgarme. Siento tu pena y tu asco y también siento tu rechazo....
Tendría que contarte que me duelen tus miradas, más que mis recuerdos.
Pero sólo alcanzo a dedicarte una sonrisa, torcida y sin embargo sincera, o como mucho a preguntarte que qué tal te van las mates.... Y todo a escondidas, escondiéndome de ti, te recuerdo que metas el bocadillo en la cartera.
Y te dejo marchar una vez más sin poder decirte aquello que tendría que contarte, y que si nadie lo remedia te lo encontrarás cualquier día al  levantarte, o al volver del colegio, pero para entonces yo habré alcanzado el summun del amor y aún así no podré evitar que me odies con todas tus fuerzas, por que no he sido capaz de contarte lo que llevo dentro, lo que tanto me duele, lo que cada día me he de esforzar más por tapar.
Pero sé que no debo dejarme llevar por tu chantaje moral de silencio, debo seguir adelante para salvar lo único que nos queda: TU VIDA.

sábado, 30 de abril de 2016

no fue difícil intentarlo

No, no fue difícil, es más fue hasta divertido, pero ya se acabó, como se acabaron los amigos, como se acabaron los sueños, y las esperanzas.
No fue difícil, fue excitante, a veces incluso desbordante, por encima de las posibilidades reales, pero eso no importaba, lo real era lo que menos contaba en toda esta historia.
Conocí gente, demasiada en realidad para lo que esperaba, entrelacé por un tiempo mi vida a la de otros sin conocerlos, sin importarme sin importarles, pero de eso se trataba.
He dicho muchas veces que he perdido muchos amigos, y es cierto, de hecho lo más improbable dada mi forma de andar por el mundo es que todavía esté por aquí dando guerra.
Y también es cierto que he perdido mi mundo imaginario, o me lo he dejado olvidado en el cajón de la mesilla, ese que nunca abres por miedo a ver con lo que te encuentras.
Fue divertido formar una nueva familia, tener primos por todo el país, sentirte responsables de unos hijos que tienen a sus propias madres, tener un animal de compañía que no dejará de darme lecciones en esta vida. Pero ya nada de eso me vale, nada me convence, he perdido el rumbo.
Fue totalmente inesperado encontrar un maestro, aunque mi única obsesión era aprender, y aprendí leyendo, escribiendo y tirando o llenando mil y una vez la papelera, tanto la real como la virtual.
Encontré a alguien que me empujó más allá de mis intenciones, me quitó el sueño, la pereza, me devolvió una vida que nunca fue la mía pero fue tan bonito como desquiciante. Fue mi amor, en las letras y por las letras, fue como esa ilusión quinceañera que te despierta de repente a un mundo nuevo pero desgraciadamente inexistente, y como el amor vino y se fue, y casi desde entonces ha sido muy fácil perder las ganas...
Este medio me dio también un hermano, un hermano pequeños al que como buena hermana mayor no dejé de incordiar y como suelen acabar esas historias también desapareció.
(Y jamás tendré algo parecido en mi vida real).
Es fácil tener problemas conmigo y más fácil aún no tenerlos, sólo es cuestión de ser uno mismo, cuando descubro que me han mentido todo se acaba, sin más.
Ahora es distinto, creo que he descubierto que soy yo la que me he estado engañando a mi misma, que nada de lo que tuve, encontré, admiré y soñé me lo merecía y estoy segura de que es así, por eso y por otras cosas digo...

... intentarlo no fue difícil, alcanzarlo fue imposible.

A vosotros

A VOSOTROS



A vosotros, a todos aquellos que me juzgáis sin conocerme, que jugáis a herirme con balas de plata os dedico este post.



No tenéis ni idea de la cantidad de veces que he intentado cambiar, ser una más, no dejarme notar, pero se ve que está en mi naturaleza el ser una salvaje, carente de obediencia a las normas y el no creer todo lo que me digan.



Cuando veo una cosa que no es como yo creo que debe ser lo digo sin tapujos, quizá no emplee las palabras más adecuadas, es cierto, primero disparo y después pienso, y esa es una de las cosas que he intentado cambiar a lo largo de mi vida, pero...



Después de tantos años intentando en vano someterme a las directrices de la sociedad, infructuosamente, por cierto, he desistido. Soy como soy.



No pego en ningún sitio, ni siendo sincera, ni mintiendo, y es que se me da muy mal mentir. La culpa de todo la tiene la impulsividad que me domina, si una apenas le da tiempo a pensar lo que dice que ya te oyes con una burrada de aquí te espero, como podría mentir, me es imposible.



Como... me es imposible aplaudir cuando no lo siento, y esta costumbre en Lda se lleva mucho, aplaudir por quedar bien, por no hacer daño, por simpatía hacia la persona que escribe, y etc.. Yo también tengo mis apegos, pero no por eso me vendo al cariño.



Un ejemplo claro de lo que os digo son mis comentarios en el blog de Preludio, para mí, él es mi maestro, quizá se lo tome a coña, pero es la verdad, y siendo como es alguien superior en todos los aspectos a mí en todo lo que se refiere a literatura y escritura si algo no me gusta o no lo veo bien o tengo dudas se lo hago saber, puedo estar equivocada, claro que sí, pero para eso emito una opinión para que me sea rebatida o aceptada según tenga que serlo, no para que sea aplaudida o vilipendiada.



Con respecto a mi persona aquí se me ha dicho de todo, y que yo recuerde a la única que le he faltado el respeto ha sido a la Abuela Normanda, y por que según mi forma de ver las cosas se lo buscó ella solita, quizá otros piensen de otra manera, pero mi comentario iba en exclusiva a ella, no a medio Lda que se dedicó a entrar a saco e insultarme, no me defendí por que no me pareció oportuno, ni siquiera me pareció algo que tuviese que hacer, por que con personas intolerantes no se puede discutir nada, absolutamente nada.



Así que he decidido seguir siendo como soy y si os molesto borrad mis comentarios, que de hecho son los mínimos, cada día menos, cada día con menos ganas, y que cada día me hacen ganar amigos por doquier. No os penséis que tenéis la exclusiva, me pasa en todos los sitios, con todo el mundo, en cualquier lugar o situación, pero me resisto a pensar de mí misma que sea tan mala como me pintáis, en cualquier caso, si lo fuera no pienso dejar de serlo, por que mi vida decido yo como vivirla, no vosotros.



También me da mucho por culo que los que dicen ser mis amigos utilicen mis comentarios en blogs ajenos para encumbrase en la gloria a base de tratarme despectivamente, o con aires de superioridad, conmigo eso no vale por que yo desde el principio, ahora y siempre me he puesto como lo que soy una total analfabeta, inculta y barriobajera, no digo esto por ensalzar mis peores cualidades, lo digo por que es la puñetera verdad, he estudiado como la mayoría de vosotros, pero no he asimilado apenas ni la mitad que vosotros, esto lo digo en lo que leo en vuestros blogs, de lo cual no es que me alegre pero he de reconocerlo, y barriobajera es por que me crié en la calle, todo lo que sé lo aprendí a base de hostias, de las de verdad, no de las que se dicen a boca llena si no de las que se reciben de puño cerrado, así que es lo que hay, no esperéis más de mí, no puedo ofreceros lo que me pedís y tampoco voy a hacer nada por poderlo hacer.



Indignación

No hay educación en las redes sociales... O hay mucho necesitado que confunde el uso de las redes.
Un perfil público no quiere decir que estás disponible para todo el mundo, si no que lo que compartes lo quieres compartir con cuanta más gente mejor. Buscas opiniones dispares, y a poder ser totalmente objetivas.
Al menos yo busco mejorar en muchas cosas, una de ellas es la escritura y eso no se consigue dándole los textos a los colegas, si no abriendo fronteras a gente que no te conoce y que no debe rendirte pleitesía, por lo menos en la teoría.
Soy consciente que hay mucha gente cobarde que se encierra en el halago para no ser interpelado, lo veo una absoluta majadería, así como el hecho de que un amigo no te pueda decir que piensa realmente, es un mal amigo que esconde la verdad, yo no tengo otras lecturas para estas cosas.
Yo no rindo pleitesía ni a dios que baje del cielo, y no quiero que nadie lo haga conmigo.
Pero volvamos al principio, al uso de las redes para contactar a nivel personal, en plan rollo pachanguero, para eso ya están los bares.
He sido ecucada, cuando en realidad lo que me apetecía realmente era decir: gilipollas de mierda, meteos la polla en agua hirviendo a ver si así se os pasan los calores, panda de  joputas. Pero como tampoco estoy completamente segura de que esa sea la intención real he preferido entrar suavemente.
Me da igual que la gente se enfade o no, me da igual que entren o no, sólo busco compartir mis letras con personas que quieran hacerlo con las suyas e intercambiar conocimientos y placer por las letras.
¿Se me habrá ido la olla?
Probablemente, pero por si acaso nos vamos a curar en salud.